Direccin de etnohistoria

Beatriz Braniff Cornejo

Beatriz Braniff Cornejo

Algo2

Nacida en la ciudad de México, Tita desde niña mostró su personalidad  rebelde e inquieta, que la llevó a mundos desconocidos y a aventuras arriesgadas.  Recorrió muy joven la Sierra Gorda, conoció los monumentos  arqueológicos de Ranas y Toluquilla, lo que la llevó luego a preguntarse, ya como estudiante de arqueología, cómo es que estaban esos vestigios fuera de lo que Kirchhoff identificó como Mesoamérica. Así, su espíritu de aventura la condujo a espacios geográficos ignotos y territorios académicos poco explorados.

Combatió los prejuicios predominantes sobre la historia antigua del Norte de México: la idea de que se trata de una unidad relativamente homogénea, la tendencia a definirla por lo que no es o por lo que le falta, el hecho de que suele considerársele como el universo atemporal del chichimecatlalpan y de que es común la incomprensión a la cultura de las comunidades no dedicadas a la agricultura.  Se opuso a las definiciones fáciles o por exclusión, y en este sentido promovió la utilización del concepto Gran Chichimeca, como área cultural, en sustitución del binomio Aridoamérica-Oasisamérica.

Como docente e investigadora se ocupó de mostrar la gran diversidad del mundo cultural de los pueblos originarios del Norte y Occidente de México. En arqueología prefirió regiones apartadas y sitios modestos, que pueden dar cuenta de las formas de vida de los pobladores antiguos, yendo a su encuentro a través de hallazgos modestos, como una herramienta, una vereda o los restos de una casa. Es esa arqueología alejada de las presiones del poder y de los intereses del turismo.

Cuestionó los paradigmas de la periodización basada en los esquemas evolucionistas y la inadecuada exportación hacia el norte de las etapas mesoamericanas, al tiempo que rompió con el prejuicio de que toda influencia cultural fluía del centro a la periferia, proporcionando datos precisos del fenómeno inverso. Enfatizó la importancia de la relación mutua entre poblaciones mesoamericanas y grupos cazadores recolectores del muy amplio septentrión, superando el prejuicio de la inevitable conversión de los nómadas en sedentarios. 

En su obra podemos acercarnos al mundo real y diversificado de los múltiples pueblos que ocuparon el Norte y sus maneras de adaptarse al medio.

Durante más de cincuenta años fue investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia, donde fue reconocida como profesora emérita.

Maestra de varias generaciones de arqueólogos y etnohistoriadores, Tita enseñó en el aula de clases, en sus contantes recorridos de campo, en la investigación, pero también dio lecciones de vida con su fuerte carácter, combinación de rectitud, espíritu crítico y determinación.

Libros de Beatriz Braniff Cornejo:

  • Arqueomoluscos de Sonora, Noroeste y Occidente de Mesoamérica, ENAH, INAH, 1989.
  • La estratigrafía arqueológica de Villa de Reyes, San Luis Potosí, INAH, 1992.
  • La frontera protohistórica Pima-Ópata en Sonora, México: proposiciones arqueológicas preliminares, INAH, 1992.
  • Morales, Guanajuato y la tradición Chupícuaro, INAH, 1998.
  • La gran chichimeca: el lugar de las rocas secas (en coautoría) Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, 2001.
  • Paquimé, Fondo de Cultura Económica, 2008.
  • La arquitectura de Mesoamérica y de la Gran Chichimeca, INAH, 2010.

 

 

 

Publicaciones y proyectos

logos inah